La belleza comienza con la Base correcta

Cuando se aplica el tono apropiadamente, una buena base es el comienzo perfecto para un acabado impecable. Pero con tantas fórmulas de dónde escoger, seleccionar la correcta algunas veces puede ser confuso. He aquí algunos datos sobre las Bases que pueden ayudarte a encontrar el tono correcto.

Mary Kay te aconseja:

La Base en Polvo Mineral combina la sensación del polvo con la cobertura de la Base de maquillaje. Es un polvo ligero que perfecciona la piel, brinda cobertura y se difumina con el suave roce de una brocha. Para una imagen impecable, se debe usar la Brocha de la Base en Polvo Mineral que fue diseñada especialmente para aplicar este tipo de Base.

 

La Base de Maquillaje de Cobertura Media generalmente es mejor para piel normal a grasa. Brinda cobertura uniforme y ayuda a controlar el exceso de grasitud.

 

La Base de Maquillaje de Cobertura Máxima generalmente es mejor para piel de normal a seca. Ayuda a hidratar la piel y brinda cobertura a la vez.

 

La Base Cremosa Day Radiance son dos productos en uno y se desliza como una crema para ocultar imperfecciones. Ideal para todos los tipos de piel, luego de secarse se transforma en un acabado mate en polvo.

 

El Humectante con Color Mary Kay puede ser una opción fabulosa para una cobertura de maquillaje translúcida. Es ideal para el estilo de vida activo y además cuenta con protección solar y humectación.

 

Encuentra el tono ideal para ti
Una vez que hayas encontrado la fórmula perfecta que se adapte a tus necesidades, el siguiente paso para lograr una tez perfecta, es buscar el tono ideal. Además de emparejar el tono de la piel y ayudar a proteger la piel de daños ambientales, la Base puede hacer lucir tu cutis más suave e impecable. He aquí algunos consejos para concretar el tono perfecto.

Las Bases en tono amarillo son ideales para casi todo tipo de piel. Las Bases con un poco de tono amarillo emparejan casi todo tipo de tez. El amarillo reduce el rojo, lo cual puede ser inherente

Prueba un tono en el mentón o en una mejilla. El tono correcto literalmente debería desaperecer en la piel y difuminarse con el tono de piel del cuello en lugar que el del rostro.

Cuando pruebes un nuevo tono, es mejor probarlo en la luz natural. Y también asegúrate de dejarle algunos minutos para que la base se adapte a tu cutis antes de tomar la decisión sobre el color.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: