Se cumplen cien años del natalicio de Eva Perón

Con numerosos homenajes a lo largo y ancho del país, se celebran hoy los cien años del nacimiento de María Eva Duarte de Perón, Evita para el pueblo descamisado que la recuerda con amor.

Su paso por la historia argentina la ha hecho acreedora de un lugar preponderante, curiosamente sin haber ocupado nunca un cargo político, dato para tener en cuenta en una época en que la puja por ocupar espacios políticos desvive a más de uno.

Nació en Los Toldos, el 7 de Mayo de 1919 y era hija de una unión extramatrimonial entre Juana Ibarguren y Juan Duarte, lo que la obligó desde pequeña a enfrentarse con la discriminación y el dolor. Llegó a Buenos Aires con una valija cargada de sueños y esperanzas que pronto le abrieron las puertas del radioteatro y la televisión.

La solidaridad que la caracterizaba le permitió participar del evento de recaudación de fondos ante el terremoto de San Juan en 1944, y allí conoció a Perón. El destino los cruzó en ese momento y selló sus destinos y el destino del pueblo argentino que, poco tiempo después coronó a Perón presidente, iniciando un período de reivindicación de los derechos de los más desvalidos como premisa prioritaria. Desde entonces, la labor de Evita fue protagónica, siendo la voz que llevaba al presidente las necesidades del Pueblo, las necesidades de los olvidados y desvalidos que encontraron en ella a la madre amorosa que los cobijaba con amor y les daba consuelo.

Entregó su vida a ayudar a los necesitados, a luchar por la igualdad de oportunidades en una sociedad que la veía de costado por su origen humilde, por su insolencia frente a la idea de que los privilegios eran de los poderosos. Se rebeló ante ellos y por eso la odiaron y la odian, mientras el amor del pueblo crece y seguirá creciendo tan eternamente como su recuerdo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: