7 errores que cometemos al preparar arroz con leche

El arroz con leche es una opción ideal para esta época de frío. En esta nota te contamos cómo evitar algunos errores comunes.

1) El primer error es no elegir el tipo adecuado de arroz. Debemos desechar el arroz de grano largo fino (aquel que “no se pega”), y seleccionar el arroz de tipo redondeado, con alto contenido de almidón.

2) La leche descremada no es la mejor opción para este tipo de postre. A pesar de que tendrá un mayor contenido calórico, es mejor usar la leche entera, con el aporte de grasa ideal para que la preparación resulte cremosa. Tampoco se recomienda usar leche condensada, ya que resultaría excesivamente dulce.

3) No es conveniente mezclar todos los ingredientes en una sola olla. Es preferible cocinar el arroz en una y hervir la leche azucarada en otra. La proporción es una parte de azúcar por 10 de leche y la cantidad recomendada para dos personas es de 320 mililitros de leche.

En cuanto la leche empiece a hervir debemos verterla sobre el arroz que se está cociendo, y empezar a remover a fuego lento toda la preparación.

4) Si la preparación no se remueve se cometerá un gran error, ya que el arroz se pegará en el fondo de la olla, arruinándolo. Por ende, es necesario removerlo cada 4 o 5 minutos, siempre a fuego suave. Sabremos que se llegó al punto ideal cuando, al probarlo, se perciba una textura suave y cremosa.

5) Otro de los errores que se suelen cometer es no testear que la cantidad de azúcar sea la adecuada. Si la preparación no es tan dulce como se desea, 5 minutos antes de finalizar la cocción se le puede añadir azúcar a gusto. También es recomendable agregar en ese momento una pizca de sal, para resaltar el aroma y el sabor.

6) Es habitual poner ralladura o cáscara de limón para aromatizar el arroz con leche. Pero cometeríamos un grave error si a la cáscara no le retiráramos la parte blanca, ya que eso podría volver completamente amargo el postre. Para los que no les guste el limón, agregar esencia de vainilla o anís podrían ser buenas alternativas.

7) Si bien el arroz con leche se puede comer tanto frío como tibio, si no lo dejamos enfriar, le estamos quitando la posibilidad de que quede más cremoso. El broche de oro para esta preparación es espolvorearlo con canela en polvo.

Fuente: La Vanguardia

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: